Tiny houses: la tendencia de vivir con lo mínimo

0
120
Un nuevo movimiento invita a rechazar el consumo y los grandes espacios para ser más felices.
DANNY HOWE

A primera vista, podría pensarse que el movimiento de casas pequeñas o tiny houses es una tendencia pintoresca. Pero eso está lejos de la verdad: se trata de un movimiento social originado en Estados Unidos, integrado por personas que deciden reducir drásticamente el espacio que ocupan para vivir, ya sea por razones financieras, ideológicas o por un deseo profundo de cambiar de estilo de vida. Las tiny houses tienen en general entre 10 y 37 metros cuadrados de superficie, contra los 240 del promedio de los hogares norteamericanos.

¿Cuáles son los motivos principales para optar por una tiny house? Vivir una vida menos atada al consumo, más minimalista y respetuosa con el medio ambiente y los tiempos de ocio personales. Según The Tiny Life, una de las organizaciones que promueve este estilo de vida, la mayoría de los estadounidenses gastan entre un tercio y la mitad de sus ingresos en mantener su casa. Esto se traduce a unos quince años de horas extra en el trabajo para poder costearlo. Se vive para pagar metros superfluos, que quitan tiempo de disfrute.

La burbuja económica creada por el mercado de hipotecas y la gran crisis de 2008 llevaron a muchas personas a querer salir del círculo de deudas impagables en el que estaban metidos, y encontraron en la construcción de pequeñas casas en suburbios no residenciales o en zonas campestres la solución para seguir viviendo dignamente sin tener que ser esclavos del sistema financiero.

Pequeñas y eficientes

¿Cómo son las tiny houses? En general se construyen a partir de un container o un tráiler de chapa porque muchas están estacionadas sobre el lote y se pueden mover con una grúa o un vehículo fuerte, pero también las hay de madera. En promedio, construir una (en general están hechas por sus propios dueños) cuesta unos 23 mil dólares más el equipamiento eléctrico (los paneles solares son muy populares en estas casas) y el sistema de calefacción y agua corriente.

Las casas están pensadas para ser súper eficientes en términos de gasto de energía, por lo que suelen generar su propia electricidad o gran parte de ella, tener un área de compost de residuos y huerta orgánica para producir alimentos. La simplificación de la vida diaria, la autosuficiencia y el respeto por el medio ambiente son condiciones fundamentales para quienes viven en ellas. Un dato no menor: el 78% de sus habitantes son dueños.

En apenas 25 metros cuadrados, el promedio de tamaño, estas casas pequeñísimas tienen cocina, baño, estar y dormitorio. Gracias a muebles funcionales y una decisión profunda de deshacerse de los objetos que inundan el día a día de la vida en las ciudades, en ellas se guarda lo mínimo indispensable para una vida cómoda y más sencilla.

Algunos datos

El 55% de quienes viven en ellas tienen más ahorros en el banco que el promedio de los estadounidenses.

Una casa tradicional de los suburbios norteamericanos ocupa el espacio de once casas pequeñas.

El 55% de sus habitantes son mujeres.

El 89% de ellos tiene menos deudas que el promedio de estadounidenses y el 65% no tiene absolutamente ninguna deuda.

El 40% de sus habitantes tiene más de 50 años.

¿Te interesó el tema? Chequeá el documental Minimalism en Netflix.

FUENTE: CLARIN DIGITAL

LINK ORIGINAL: https://elle.clarin.com/deco/tiny-houses-la-tendencia-las-casas-pequenas/